INVESTIGAN A CINCO PERSONAS

0
157

El caso del médico Juan Eduardo O’Brien, contagiado de COVID-19, no es el primero en que la sociedad muestra su peor cara de la emergencia sanitaria.

En algunos casos existe el lado solidario, pero en otros, el más cobarde. El profesional de la salud sufrió un ciberdelito, que es el acoso y amenazas, a través de las redes sociales, aunque no solo él sino también su círculo íntimo familiar. “Son actos de cobardía movilizada a partir del miedo y la ignorancia y no lo vamos a dejar pasar. Inicie las acciones legales pertinentes y fuimos buscando toda la información y perfiles de redes sociales desde donde se hicieron los comentarios amenazantes y hostigamientos a sus allegadas”, confirmó Vadim Mischanchuk, abogado defensor de O’Brien.

La investigación ya está en manos de la Justicia de la Provincia de Buenos Aires, que está avanzando en la confirmación de la titularidad de los perfiles observados.

“En principio, cinco perfiles pudimos identificar y cuya titularidad es la misma que aparece en la red social”, reveló Mischanchuk, quien también confirmó que “hay más personas involucradas porque contamos con los mensajes de Whatsapp”.

Los cinco identificados tienen todos domicilios en Pergamino y el letrado agregó que una vez ingresada la denuncia en el Ministerio Público Fiscal, en base a legislación que se fue estableciendo respecto del ciberdelito, comenzaron las pesquisas con mayor intensidad.

“Generalmente estas penas terminan con tareas comunitarias, ya que son sanciones de prisión muy bajas”, anticipó Vadim Mischanchuk, quien también añadió que “la persona damnificada puede reclamar una indemnización al tipo del perjuicio recibido”. primera plana

Compartir
Artículo anteriorLA OPINION tapa del 4/07
Artículo siguienteFUNEBRES 5/07

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here